¿Cuánto dinero?

- +

(max. 300 €)

¿Cuánto tiempo?

- +

días

Fecha de vencimiento:

Total a pagar al vencimiento

Ahorra en el consumo del aire acondicionado

Los aparatos de aire acondicionado nos permiten hacer más llevadero el calor del verano y otras épocas del año. Sin embargo, con frecuencia cometemos errores en la utilización del aire acondicionado y eso se traduce en un mayor consumo y gastos adicionales en la factura de la luz.
Hoy queremos enseñarte algunos consejos fáciles para que mantengas una temperatura agradable en tu vivienda o lugar de trabajo y al mismo tiempo disminuyas el consumo eléctrico del aire acondicionado, haciéndole un buen favor al medio ambiente y a tu bolsillo.

Elige bien el modelo de aire acondicionado

consumo aire acondicionado

Si estás pensando en comprar e instalar un sistema de aire acondicionado, debes prestar mucha atención a la etiqueta energética de los modelos que más te interesan.

La etiqueta energética te muestra características propias del modelo, como su eficiencia energética. La letra A y el color verde indican los modelos más eficientes, mientras que el color rojo y la letra G se refieren a los modelos que más consumen. Piensa a largo plazo y elige un modelo eficiente, puesto que aunque los modelos menos eficientes son por lo general más baratos, en el largo plazo perderás dinero debido a su mayor consumo eléctrico.

Busca el mejor lugar para instalar tu aire acondicionado

Salvo que tu casa o lugar de trabajo dispongan de un sistema centralizado de aire acondicionado, tendrás que elegir entre un modelo compacto o un modelo partido. Los modelos compactos están formados por una sola estructura y son menos eficientes, mientras que los modelos partidos disponen de un condensador que se coloca en el exterior y un evaporador situado en el interior que les permite enfriar más con un menor consumo eléctrico.

Tanto si has comprado un aire acondicionado de modelo partido como compacto, asegúrate de colocar el condensador en un lugar en el que haya buena ventilación y lejos del calor del sol y otros aparatos. De esta forma, tu aire acondicionado no tendrá que hacer un esfuerzo extra para cumplir con su misión y, por tanto, consumirá menos energía.

24°C, la mejor temperatura

Muchos ciudadanos creen erróneamente que fijar una temperatura muy baja es la mejor opción para mantener la temperatura fría en la vivienda o el trabajo.

Fabricantes, empresas eléctricas, instituciones públicas y expertos en consumo energético coinciden en que esto no es cierto y señalan que por cada grado que bajamos la temperatura en el termostato, aumentamos en un 8% el consumo eléctrico de nuestro aire acondicionado. Según el Ministerio de Industria, la temperatura ideal a la que debemos fijar el aire acondicionado es 24° y nunca debe haber una diferencia de temperatura de más de 12° entre el interior y el exterior.

Sentido común más allá del aparato

Existen otros pequeños puntos que podemos tener en cuenta para disminuir el consumo de nuestro aire acondicionado sin renunciar a la comodidad del aire frío.

Por un lado, es importante asegurarse de que las ventanas y puertas están cerradas. Puede parecer algo muy evidente, pero a veces nuestro hogar o lugar de trabajo está abierto al exterior sin que nos demos cuenta, lo que hace que el aire acondicionado no pueda cumplir con su misión y además consuma más luz.

Procura ventilar en las primeras horas de la mañana (las más frescas) en lugar de a media mañana o por la tarde. Por otro lado, ve pensando en mejorar el aislamiento de tu casa (persianas, toldos,…) y, si puedes, utiliza aislamiento térmico para ser menos dependiente del aire acondicionado y la calefacción.

Para ahorrar en la electricidad de casa es importante tener en cuenta estos consejos y conocer bien las tarifas de luz, como la nueva tarifa por horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *