¿Cuánto dinero?

- +

(max. 300 €)

¿Cuánto tiempo?

- +

días

Fecha de vencimiento:

Total a pagar al vencimiento

5 consejos para ahorrar electricidad en casa

Es un lugar común el deseo de ahorrar electricidad. Ahora bien, ¿cuáles son las medidas que se pueden tomar? No te preocupes, este artículo te proporciona claves prácticas.

5 consejos prácticos para que puedas ahorrar electricidad en tu hogar

Es importante señalar que los hábitos pueden hacer mucho por rebajar el coste de la factura, así como otras acciones de gestión.

La electricidad sigue siendo, con diferencia, la principal fuente de energía que se utiliza, también en los domicilios. En consecuencia, y dado que es necesaria prácticamente para casi todo, no ha de extrañar que suponga un gasto gravoso. La buena noticia es que, si se trabaja con criterio, es posible ahorrar un dinero.

Si bien existen multitud de posibilidades, estas te permitirán marcar la diferencia.

1. Contratar una tarifa de acorde con tus patrones de consumo

Hoy existen varias tarifas eléctricas y quizás te puede interesar la de discriminación horaria. Esto implicará un ahorro de dinero en las horas en las que tú estás en casa.

Eso sí, para que te compense es importante que tengas unos hábitos definidos. Estas tarifas son positivas si te ajustas a lo que solicitan, pero pueden ser un alma de doble filo. Piensa que el ahorro a determinadas horas es compensado por la compañía por un sobrecoste en otros momentos del día.

Las tarifas de discriminación horaria son útiles, por ejemplo, para las personas que apenas pasan tiempo en casa de día. En este caso, se aplica una bonificación para el uso de electricidad de noche.

2. Encender los electrodomésticos de noche, siempre que sea posible

Lo más habitual es que el uso de los electrodomésticos sea más económico de noche que de día, sobre todo a partir de las 23 horas. Si es posible, deja encendido el lavavajillas o la lavadora a partir de esa hora. Podrás ahorrar unos céntimos por Kilovatio, lo que siempre es de agradecer.

Otra opción es la de encender los electrodomésticos a primera hora de la mañana, pero en cualquier caso siempre antes de las 8. A partir de ese momento, el precio ya sube significativamente y no hay tantas diferencias de pago.

Esta técnica es muy útil siempre que no tengas vecinos a los que vas a molestar. Si es así y, además, tienes los electrodomésticos aislados de tu habitación, te va a compensar.

3. Utilizar bombillas de bajo consumo

Las bombillas de bajo consumo hacen mucho por conseguir que se gaste menos electricidad. En estos casos, la mejor opción es que utilices bombillas LED o de neón en cocinas, y evita siempre que puedas las bombillas halógenas. El ahorro de energía práctico que vas a conseguir llegará al 75 %.

Es importante que, si usas bombillas halógenas, las cambies cuanto antes. El coste de las nuevas bombillas es muy reducido y, a la larga, te compensará. Te sorprenderá saber cuál puede ser el sobrecoste de utilizar bombillas convencionales y cómo estás gastando dinero que podrías ahorrar.

4. Aprovechar la luz natural

La luz natural es sumamente importante y para ello es importante que sepas elegir correctamente las cortinas, visillos y estores. El objetivo final es que aproveches la luz para no tener que poner la calefacción en las horas centrales del día. Este es uno de los principales gastos prescindibles.

Esta es una política muy útil en la estación no calurosa para España. Eso sí, obliga a estar en casa para regular de forma natural la entrada de la luz. En ocasiones, esta opción no es posible, pero estará bien que la consideres. También ayudará la pintura de las paredes, preferentemente si pintas con colores claros.

Aunque sea una cuestión secundaria, puede influir en el precio final de la factura. No ha de extrañar, pues, que se le dé tanta importancia a la decoración.

5. Regular la temperatura del domicilio

Las personas que tengan un servicio de calefacción son conocedoras de que la regulación de la temperatura es relevante. Como principio general, solo ha de ser necesario poner a funcionar la caldera cuando la temperatura del interior baje unos determinados grados.

Esto hará que solo gastes cuando realmente lo necesites, de manera que colocar un termostato automático será una buena inversión. El dispositivo hará de oficio el cambio de temperatura, mejorando en eficiencia.

Conclusión

El aumento del uso de la electricidad obliga a hacer un uso racional de la misma. En primer lugar, porque es un gasto significativo que llega a nuestros bolsillos. Si a esto le unimos la existencia de un periodo de emergencia climática como el actual, no ha de extrañar que muchos se interesen por realizar una gestión más inteligente de la energía.

Saber cómo ahorrar electricidad es importante por muchos motivos pero, básicamente, lo es para administrar mejor tus recursos. ¿Te ha interesado este artículo? Si es así, en QuéBueno publicamos con frecuencia consejos para que puedas ahorrar mejor tu dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *