¿Cuánto dinero?

- +

(max. 300 €)

¿Cuánto tiempo?

- +

días

Fecha de vencimiento:

Total a pagar al vencimiento

Cómo aprender a ahorrar dinero durante la etapa universitaria

Las finanzas personales cuando se es un joven estudiante universitario son una cuestión de máxima importancia. El objetivo de conseguir ahorrar dinero mes a mes se convierte en una prioridad de primer orden y del que puede depender la continuidad en la universidad.

Por este motivo, proponemos 9 principios básicos para ahorrar dinero.

9 consejos para ahorrar en la universidad

Ahorrar universidad

  • Sacar buenas notas tiene su recompensa. Por una parte, aquellos estudiantes que saquen matrículas de honor, en el curso académico siguiente verán rebajado el coste de su matrícula por el importe del número de créditos que tiene la asignatura con matrícula. Por otra parte, a mejores resultados académicos, mayor acceso a las becas autonómicas o estatales.
  • La universidad se caracteriza por la ingente cantidad de bibliografía con la que se trabaja. Las bibliotecas de la facultad disponen de todos esos libros especializados sin tener que comprarlos. En caso de que los necesitas tener en propiedad, la mejor opción es comprarlo de segunda mano a antiguos alumnos. Pasado el curso, el mismo universitario puede recuperar la inversión vendiéndolo a su vez a los nuevos estudiantes.
  • El transporte es un gasto fijo que se lleva parte del presupuesto mensual. Es necesario contemplar las diferentes alternativas disponibles en la ciudad (si es posible ir caminando o en bicicleta, si compensa adquirir el abono transporte o billetes combinados o diarios, posibilidad de compartir vehículo con otros universitarios…). Esta es una de las mejores maneras de ahorrar en la universidad.
  • Compartir vivienda es bueno para el bolsillo y para socializar. Además, permite a los universitarios madurar y ser más responsables y organizados.
  • La alimentación es básica para un buen rendimiento. Llevar la comida de casa o comer en la cafetería de las facultades, que están subvencionadas, permite ahorrar semanalmente.
  • Con el carnet joven puedes realizar actividades de ocio gratis o con precio reducido (como museos, excursiones, cines, teatros, conciertos, actividades deportivas…).
  • Decidir estudiar en las instalaciones de la universidad permite ahorrar en el recibo de la luz, que es uno de los más caros de los gastos universitarios fijos mensuales.
  • Muchos estudiantes se ven obligados a trabajar durante los periodos libres de exámenes para poder tener un remanente monetario para los meses de mayor estrés universitario o para posibles gastos imprevistos que surjan a lo largo del año.
  • Actualmente, en función de la situación particular, algunas familias tienen que recurrir a financiación externa. Para ello, existen préstamos para universitarios que suelen tener unos intereses bajos y, en algunas ocasiones, hay bonificaciones en función de los resultados académicos.

Por todo ello, se puede comprobar que sin grandes esfuerzos se puede aprender a ahorrar dinero durante la etapa universitaria, de modo que las economías personales tengan siempre saldo positivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *