¿Cuánto dinero?

- +

(max. 300 €)

¿Cuánto tiempo?

- +

días

Fecha de vencimiento:

Total a pagar al vencimiento

Cómo ahorrar en la compra del supermercado

La compra del supermercado es una de las grandes inversiones que se hace cada mes en casa, pero también una buena oportunidad para ahorrar. De la buena organización de esta compra depende el no gastar de más e incluso el no acabar tirando dinero.

Muchas veces, esto requiere un cambio en los hábitos y en la propia mentalidad. No se trata de pasarse siempre a las marcas blancas, se trata de planificar la lista del supermercado, de comprar con cabeza, y sobre todo, de hacer la compra en un momento en el que se disponga de tiempo para poder examinar precios y calidades y en prestar atención a aspectos tan elementales como es la fecha de vencimiento.

Hacer previamente una lista y no improvisar en el supermercado ayuda a no meter en el carro productos de más y a no olvidar nada. Esto es algo esencial que casi todo el mundo suele poner en práctica por un tema de funcionalidad, pero te recomendamos, además, un truco que te ayudará a crear la lista de manera más eficiente: hacerla con el estómago lleno. Algo muy importante a la hora de ir al supermercado. Evitarás así atacar lo más suculento, atractivo y delicioso.

Otro punto fundamental es mirar siempre la fecha de caducidad para no acabar tirando comida, que al fin y al cabo es lo mismo que tirar el dinero y el trabajo de muchas personas que han hecho posible la elaboración de ese producto.

Si en algún momento te vieses apurado económicamente y no pudieses realizar la compra semanal en el supermercado, aquí tienes una solución.

Además de estos aspectos básicos, te dejamos otros trucos, quizá menos evidentes, que te pueden servir para ahorrar en la compra del supermercado:

Productos para ahorrar en la compra del supermercado
  1. Hazte amigo de los productos de temporada y de las legumbres. Su precio es más reducido y son el recurso perfecto para preparar buenos y variados platos.
  1. Escapa de los productos situados en la entrada del establecimiento o en la zona de las cajas. Suelen colocarse ahí estratégicamente para que entren por los ojos de manera muy atractiva y se acabe haciendo una compra impulsiva. Huye, además, de los pasillos llenos de bollería, golosinas, chocolates y snacks salados. Dedica más tiempo a los pasillos de las verduras, legumbres, frutas, carnes y pescados.
  1. Intenta ir solo para no caer en caprichos de otros, sobre todo, intenta ir sin tus hijos para evitar ceder antes sus múltiples pedidos.
  1. Sustituye el carro por la cesta si no tienes pensado hacerte con más de una decena de productos. Ver el carro casi vacío te incentivará a llenarlo de más cosas y aumentará la probabilidad de que gastes más dinero.
  1. Resiste a las grandes ofertas de productos que no consumes o no necesitas. Un dos por uno siempre es tentador, sin embargo, si el producto en promoción no está en tu lista o es algo que suelas usar, no estarás ahorrando sino agregando productos innecesarios y gastando de más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *