¿Cuánto dinero?

- +

(max. 300 €)

¿Cuánto tiempo?

- +

días

Fecha de vencimiento:

Total a pagar al vencimiento

10 consejos de cómo ahorrar en la compra semanal

La lista del supermercado representa uno de los principales gastos en el presupuesto familiar. Todos estamos obligados a hacer la compra pero, por suerte, existen muchas formas de ahorrar en el súper sin hacer grandes sacrificios ni esfuerzos. Hoy te explicamos algunos consejos que os permitirán a tu bolsillo y a ti pasar por caja con una sonrisa.

Pasos que seguir cuando vayas a realizar la compra semanal

mini créditos personales

1. Haz la lista de la compra

La norma sagrada del buen ahorrador consiste en planificar qué se necesita antes de acudir al supermercado. Intenta prever qué necesitarás la próxima semana y toma nota. Puede parecer aburrido, pero piensa que vas a ahorrar un dinero que tendrías que ganar con más horas de trabajo. Un mini consejo: procura no entrar en el supermercado con mucha hambre o sentirás una mayor tentación de llenar el carrito de la compra con productos que no necesitas.

2. Busca ofertas y cupones

A menudo las cadenas de supermercados lazan promociones para atraer clientes y emprenden grandes reducciones en el precio de artículos que, con toda seguridad, ya incluiste en tu lista de la compra. Conviértete en el mejor aliado de los catálogos de promociones que encuentras en tu buzón cada semana.

3. Productos a punto de caducar

Compra productos que tengan precio reducido porque están a punto de caducar. Una de las ventajas de realizar la compra cada semana es que puedes aprovechar los enormes descuentos que los supermercados aplican a los productos que tienen una fecha de vencimiento inferior a cinco días. Si puedes adaptar tu menú semanal a las opciones de esta sección, tu bolsillo te lo agradecerá.

4. Explora las marcas blancas.

Muchos clientes compran directamente las marcas más conocidas y publicitadas de leche, patatas fritas o tomate, puesto que piensan que son las que ofrecen mejor calidad. Sin embargo, estos clientes no saben que muchas marcas blancas están producidas y envasadas por las mismas empresas que fabrican los productos que aparecen en los anuncios de televisión. Ve probando las diferentes marcas blancas para encontrar las que más te agraden y podrás reducir fácilmente la factura de la compra en un 20%.

5. Compra productos de la temporada.

Las frutas y hortalizas que no son de temporada suelen venir importadas de otros países, por lo que son más caras. Aprovecha el verano para disfrutar de tomates frescos y a buen precio, deléitate con un buen zumo de naranja cada día en invierno y poco a poco descubrirás que cada estación te ofrece un sinfín de alimentos deliciosos, a buen precio y en línea con los dictados de la naturaleza.

6. Compra envases grandes.

Compra envases grandes para aquellos productos que consumas con regularidad. Si, por ejemplo, eres de los que desayuna cereales cada mañana, compra la caja de mayor tamaño y asegúrate de que la cierras bien después de cada consumición. Los envases grandes son más caros que los pequeños, pero el precio es proporcionalmente menor si tenemos en cuenta que traen más cantidad.

7. Mira todas las estanterías, de arriba a abajo.

Mira arriba y abajo mientras deslizas el carrito de la compra por los pasillos del supermercado. Las cadenas de mercados organizan los productos pensando en todo los detalles, por lo que normalmente sitúan a la altura de los ojos aquellos productos que son más caro. Por el contrario, los productos más baratos y las marcas blancas suelen situarse en lo más alto y lo más bajo de la estantería.

8. Cuanto menos procesado y envasado esté el producto, mejor.

Recuerda que eres tú quien paga todo el proceso de elaboración y el embalaje, por lo que podrás ahorrar una buena suma si compras el pollo entero en lugar de fileteado, si compras la fruta al kilo en lugar de embasada, o si compras el queso entero en lugar de rallado, por ejemplo. Haz la prueba la próxima vez que vayas al súper y te llevarás una grata sorpresa.

9. Déjate a los niños en casa.

Sabemos que no siempre es fácil decir que no, así que si puedes ir al supermercado sin tus hijos, sobrinos o primos pequeños, evitarás la presión extra de tener a tus pequeños seres queridos pidiéndote todos los productos coloridos y publicitados en los medios que realmente no necesitáis ni tú ni ellos.

10. Reduce tu consumo de carne.

La carne suele ser uno de los productos más caros en la lista de la compra y los expertos recomiendan no abusar de este alimento, dos buenas razones para darle más espacio a las verduras y quitarle un poco de protagonismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *