¿Cuánto dinero?

- +

(max. 300 €)

¿Cuánto tiempo?

- +

días

Fecha de vencimiento:

Total a pagar al vencimiento

Cómo comprar de forma segura en internet

La adquisición de bienes por Internet es cada vez más común. En 2013, las compras a través de Internet se dispararon y el 31,5 % de la población total afirmaba hacer uso del comercio online, lo que representa casi 11 millones de personas según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los motivos del impulso de comprar a través de la red son varios, entre ellos destacan, la comodidad de poder comprar desde cualquier lugar, incluso desde casa, el ahorro de tiempo al no tener que ir de tiendas, el acceso a ofertas y artículos a mejor precio y la capacidad de poder comparar entre diferentes portales de forma rápida, son las razones más importantes. Pero, ¿sabemos comprar de forma segura?

Internet es una ventana al mundo, a golpe de clic tenemos al alcance de nuestra mano cosas que nunca habríamos imaginado, pero esto requiere un cuidado y una atención especial sobre qué páginas que visitamos y, principalmente a través de qué portales efectuamos nuestros pagos. Antes que nada, debemos comprobar siempre que se trata de un sitio seguro. Una web es un sitio seguro en internet si en ella aparece cualquiera de estos indicadores:

  • https://
  • un candado
  • SSL (siglas en inglés de Secure Socket Layer)
    sello de “Confianza on line” (una asociación comprometida con los usuarios y consumidores online).

¿Qué formas de pago online existen?

Compras seguras por internet

En el mercado de las compras online existen dos principales formas de pago:

  • Mediante tarjeta de crédito o débito en pasarelas de pago de una entidad bancaria
  • o a través de un intermediario como PayPal o Amazon Login and Pay.

En el primer caso, es especialmente importante que verifiquemos la seguridad de la página web en la que estamos pagando ya que estamos facilitando nuestro nombre completo, número de tarjeta de débito o crédito, fecha de caducidad, claves y datos sensibles que debemos proteger, ya que los fraudes financieros son cada vez más frecuentes.

En el segundo caso, hay distintos modelos de transacción a través de intermediarios. Funcionan de forma sencilla y se caracterizan por ofrecer más seguridad al comprador, ya que tu dinero puede ser depositado en tu cuenta del intermediario, véase por ejemplo PayPal, a través de tu tarjeta de crédito o de transferencia bancaria y es con esa cuenta intermediaria y con la contraseña privada personal con la que pagas en tus compras online. Es un pago cifrado y con una alta seguridad, pero en caso de un posible fraude nunca nadie podrá acceder directamente a tu cuenta bancaria, sino simplemente al dinero que tengas en tu cuenta intermediaria.

Además de seguro es una forma de pago cómoda ya que no debes introducir las largas cifras de la tarjeta de crédito. Este es uno de los servicios más generalizados en casi todo tipo de sitios web y que ha servido como inspiración para empresas como Apple, Google o Amazon, que utilizan para la venta métodos similares basados en las contraseñas del usuario en la plataforma. Con Amazon Login and Pay puedes comprar con un simple clic de ratón ya que, una vez que te registras como usuario, el sistema guarda los datos de la tarjeta de crédito con altos niveles de seguridad.

Sea cual sea nuestra elección, lo más importante es pensar en nuestra seguridad, leer los comentarios de compradores anteriores donde se valora la experiencia en el proceso y comparar. También existen posibles fraudes en las formas de pago personales y es por ello que no entregamos nuestra tarjeta de crédito en ningún servicio sin estar nosotros presentes. Que haya riesgos no quiere decir que debamos ser reticentes a la compra online, sino todo lo contrario, ya que el comercio en internet nos hace la vida más fácil y nos permite, entre otras cosas, ampliar nuestro crédito al momento, como en ¡Québueno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *