¿Cuánto dinero?

- +

(max. 300 €)

¿Cuánto tiempo?

- +

días

Fecha de vencimiento:

Total a pagar al vencimiento

Cómo reducir en gastos hormiga

Los pequeños gastos son los más peligrosos, ya que pasan desapercibidos pero todos sumados hacen una gran diferencia. Cuando en ocasiones nos preguntamos ¿cómo me he gastado todo ese dinero?, nos sorprende ver como cuadran las cuentas una vez que sumamos esos gastos más insignificantes, como una cerveza puntual, la barra de pan, la chocolatina de la merienda o cualquier comprita pequeña en el super.

¿Qué son los gastos hormiga?

Una sola hormiga no hace gran cosa, pero millones de ellas pueden almacenar grandes cantidades de alimentos. Se denomina ‘gastos hormiga’ a esos pequeños consumos que se hacen a diario y que pasan inadvertidos sin que apenas se aprecie ningún desequilibrio sobre las finanzas particulares, pero que si se suman en un periodo de tiempo más largo se advierte que suponen una cantidad importante de dinero al mes. Fugas casi inconscientes pero que pueden devorar el presupuesto mensual.

Un café no duele al bolsillo, pero un café diario puede llegar a hacer una herida a final de mes sabiendo que suponen 55 euros mensuales aproximadamente. Eso son los gastos hormiga. Gastos casi invisibles que apenas constituyen algunas monedas del bolsillo a la hora de comprar productos como cigarros, latas de refresco, revistas, cafés, chicles, propinas, salidas a comer con los amigos o suscripciones de pago entre otras cosas, pero que, poco a poco, van haciéndose con los ingresos como las hormigas se hacen, miga a miga, con una rebanada entera de pan.

Realmente el ahorro diario hace una gran diferencia a fin de mes, si quieres saber cómo ahorrar más en tus actividades diarias consulta los consejos de QueBueno.

¿Cómo controlar los gastos hormiga?

Gastos hormiga

A continuación te ofrecemos una serie de consejos para controlar estos gastos:

El primer paso es identificarlos.

Una primera recomendación puede ser anotar en una libreta o en el móvil las compras realizadas durante el día, por muy pequeña que sea, de forma que podamos ver al final del día el balance de gastos.
Una vez identificados, la mejor forma para reducir estos gastos es determinar cuales de ellos son innecesarios y de cuáles podemos realmente prescindir. Con ese capital podría pagarse la mensualidad en un gimnasio, llenar el tanque de gasolina o ahorrar para un viaje.

Ponerse una meta que obligue a ahorrar.

Tener una finalidad ayuda a ser más constantes en un propósito: regalos de Navidad, un viaje, sacarse el carné de conducir, hacer para hacer un curso o máster o un proyecto futuro. Una forma efectiva de ahorro puede ser privarse de pequeños gastos hormiga y meter estas monedas en una hucha, veremos como en el momento de abrirla, realmente estas acciones dan resultado.

2 thoughts on “Cómo reducir en gastos hormiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *