¿Cuánto dinero?

- +

(max. 300 €)

¿Cuánto tiempo?

- +

días

Fecha de vencimiento:

Total a pagar al vencimiento

La economía sostenible aplicada en el día a día

Todo lo que hacemos en nuestro día a día en relación al gasto energético repercute, en mayor o menor medida, tanto a tu futuro como al de todos los que te rodean. ¿Por qué decimos esto? Porque cada acción que realizamos tiene una consecuencia tanto para nuestro bolsillo como para el medio ambiente. El objetivo de la economía sostenible es aumentar el bienestar social promoviendo un consumo responsable.

Hay muchas razones por las que practicar una economía sostenible es necesario. La huella ecológica que estamos dejando de cara al futuro no es para nada prometedora.

Por eso, practicar una vida de ahorro energético y economía sostenible no debería resultar ni extraño ni un drama. Todas las actividades que realizamos en nuestra vida diaria son fácilmente mejorables para hacerlas menos dañinas para el medio ambiente y para nuestra economía. ¡Hagámoslo fácil!

¿Cómo aplicar la economía sostenible en nuestra vida?

Ahorrar electricidadHay diferentes maneras de llevar una vida económicamente saludable, no es tan difícil como solemos pensar. El más mínimo cambio puede hacer que ahorres una gran parte del presupuesto mensual que tienes para gastos. A continuación te detallamos qué puedes hacer para ser más eco-friendly y practicar una economía sostenible.

Ahorrar en el trabajo

Pasamos muchas horas al día, a la semana, al mes en el trabajo. Sabemos que a no ser que la empresa sea tuya, que ésta gaste más o menos no influirá en tu bolsillo, pero… ¿Y al medio ambiente? Hay que pensar en él, así que utiliza estos pequeños consejos para hacer de nuestro un mundo, un sitio mejor.

  • Ahorrar en electricidad: cuando salgas de la oficina asegúrate de no dejar ningún aparato en modo standby, apágalo del todo (incluso puedes desenchufarlo). Si no estás en una oficina, el gesto es el mismo: no dejarse ningún aparato en modo reposo, ya que de este modo, seguirá gastando, aunque poco. Además, si eres el último en irte, no te olvides de apagar todas las luces.
  • Ahorra en papel y tinta: la impresora es necesaria en muchas ocasiones, pero en otras no. Cuando vayas a imprimir algo, piensa si es totalmente necesario hacerlo o puedes pasar sin gastar una buena cantidad de papel, tinta y electricidad. Por ejemplo, los documentos de consulta no hace falta tenerlos en formato físico cuando pueden estar en el ordenador, ¿no?
  • Los materiales reciclados son el futuro, pero también el presente: utilizar bolígrafos, papel y otro material de oficina reciclados hará de nuestra oficina, una oficina sostenible.
  • Reciclar, cosa seria: ya no se nos hace extraño ver en casa o en el trabajo papeleras marrones, verdes y amarillas. Un simple gesto de separación de los residuos puede ayudar a ahorrar mucho dinero y además, a proteger el medio ambiente. ¡Apúntate a reciclar!

Ahorrar en casa

Ahorrar electricidad en casaEl lugar donde vivimos es el lugar donde más gastamos, y por ende, donde más podemos ahorrar. ¿Quieres unos consejos básicos que harán que ahorres sin que se te haga un mundo?

  • Ahorra tiempo y dinero cocinando: utiliza la olla exprés. Cocinarás más rápido, por lo que se gastará menos energía y ahorrarás también tiempo.
  • Recicla el aceite: ¡no lo tires por el fregadero! Con eso sólo conseguirás contaminar y deteriorar las tuberías, haciéndote algún estropicio que tendrás que pagar a medio y largo plazo.
  • Utiliza bombillas LED: iluminan mejor, gastan menos (y si las multiplicas por todas las que se necesitan para darle luz al hogar, te darás cuenta) y duran más.
  • Luz natural: ¿qué mejor economía sostenible que utilizar lo que nos ofrece el astro rey? Cuando no sea necesaria la luz artificial, levanta las persianas y deja que entren los rayos del sol.
  • Ahorra agua: sé consciente de que es un recurso muy limitado, así que no te pases con los tiempos de higiene, lavando la vajilla, etc.
  • Ventanas aislantes: cuando llega el frío no queremos que se nos escape el calor del hogar. Cuando llega el calor, no queremos que se escape el fresquito… ¿Has pensado en poner ventanas que no permita ese escape de energía?

Ahorrar en tu día a día

Ayudar al medio ambienteAdemás de en el trabajo y en tu casa, hay muchas otras formas de ahorrar mientras no haces sufrir al medio ambiente.

  • Utiliza, en la medida de lo posible, tanto la bicicleta como tus propias piernas a la hora de moverte: tendrás 3 beneficios: mejorarás tu salud cardiovascular, ahorrarás dinero y no contaminarás.
  • Recicla: como en el trabajo y en casa, recicla. Cuando vayas a tirar la basura, hazlo en el contenedor correspondiente.
  • Intenta comer fuera lo menos posible: hazte tú mismo la comida, será más sana, más barata y ahorrarás tiempo a la larga.

Como ves, tener una vida que sea económicamente y medioambientalmente sostenible no es nada difícil, sólo has de mentalizarte y pensar un poco más allá de tus acciones. ¿Te animas a poner tu granito de arena para un mundo mejor?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *