¿Cuánto dinero?

- +

(max. 300 €)

¿Cuánto tiempo?

- +

días

Fecha de vencimiento:

Total a pagar al vencimiento

Renting vs. compra de vehículos: ¿Qué sale más económico?

A continuación queremos dar un poco de luz a la cuestión del renting vs. compra de vehículos. Se trata de uno de los temas que más relevancia ha cobrado en la actualidad. Las razones son varias: sin embargo, la principal de ellas es que los consumidores no saben hasta qué punto compensa adquirir un vehículo nuevo teniendo en cuenta las restricciones a los motores de combustión y el precio de los eléctricos. En ¡Qué Bueno! te ofrecemos siempre consejos para ahorrar: ahorrar en tu factura de la luz o, en general, obtener los mejores préstamos sin necesitar capital.

¿Qué ventajas específicas tiene el renting?

El renting consiste básicamente en el servicio de alquiler de un vehículo. Podemos adelantar que la decisión de renting vs. compra dependerá en gran medida del uso que vayamos a hacer del vehículo. Según los datos, el renting ha experimentado un espectacular aumento. Sin embargo, estos datos son engañosos, ya que dicho aumento responde a que ha supuesto una mejor opción para empresas y autónomos, siendo estos los principales beneficiarios del renting.

También podemos definirlo por sus características: en el renting no tenemos que hacer frente a las tareas tradicionales de una compra. Estas incluyen, por ejemplo, los impuestos, el registro del vehículo, su alta, etc. Con la cuota que se paga del renting se incluye el pago de un seguro a todo riesgo. También las reparaciones, revisiones del vehículo y el vehículo de sustitución. Hay que decir, sin embargo, que no se incluyen aquellas reparaciones cuyo origen pudiera estar en un mal uso del vehículo. Estas quedan recogidas en el contrato de renting.

Tenemos siempre un vehículo con la dotación más moderna

Una de las ventajas más notables del renting vs. compra es que, a cambio de pagar la cuota, nos permite disfrutar siempre de modelos de coche con una tecnología muy moderna. La razón está en que cuando termina el contrato podemos elegir devolver el coche, comprarlo o cambiarlo por otro.

Ahorro de costes

Tal y como hemos mencionado antes, con el renting nos ahorramos el pago de impuestos, el alta del vehículo, la gestión de multas y las reparaciones.

Ventajas específicas de la compra de un vehículo

Hablaremos ahora de las ventajas específicas de la compra de un vehículo para aclarar más la cuestión de renting vs. compra.

La compra de un vehículo incluye la propiedad del mismo. Fruto de dicha propiedad, son todos los trámites necesarios para que esta se haga efectiva. Están, por ejemplo, el pago de impuesto de matriculación, el alta del vehículo, ITV, etc. También están dentro de dicha propiedad los gastos de reparaciones del mismo en caso de averías así como el pago del seguro.

Este pago del seguro puede encarecer notablemente el precio total del vehículo en función de las propias características del mismo. También en función de las características del propio conductor. Es por ello que en la compra de un vehículo solo cabe como alternativa asequible la contratación de un seguro a terceros.

Todos estos aspectos parecen inconvenientes de peso en el tema de renting vs. compra. Sin embargo, hablaremos ahora de algunas ventajas de la compra del vehículo.

No hay límite de kilometraje

La ventaja más notable de la compra de un vehículo frente al renting es el límite de kilómetros. Generalmente, el límite de kilómetros que pueden hacerse con un vehículo de renting en un año está alrededor de los 10.000 km. Sin embargo, cuando tenemos el coche en propiedad este límite no existe.

Pueden hacerse modificaciones

Otra de las ventajas específicas de la compra de un vehículo es que podemos hacer en él modificaciones. Estas son en ocasiones necesarias o simplemente fruto del capricho. Sin embargo, el poder realizarlas supone en sí una ventaja de la compra frente al renting.

Conclusión: renting vs. compra

Como conclusión, debemos decir que todo dependerá del tipo de uso. Si vamos a emplear el vehículo por muchos kilómetros a lo largo del año, es mejor la compra. La razón está en que el límite anual de kilómetros del renting hará que no podamos emplear más allá de él un vehículo.

Atendiendo al criterio del coste, el renting sale en muchos casos más barato que la letra de la compra de un vehículo. En concreto, por un vehículo nuevo la letra suele rondar los 400 €. En el caso del renting, no suele superar los 300 €. Ese precio incluye el seguro del coche y, en muchos casos, la opción de compra al finalizar el contrato.

Esta opción de compra es otro de los puntos decisivos por los que merece la pena el renting. Una buena solución si queremos esperar a comprar un nuevo vehículo en el momento adecuado consiste en esperar que llegue ese momento para hacer la compra. Mientras tanto, podemos disfrutar de un vehículo moderno y adaptado a las actuales normativas; esto, hasta que la tecnología eléctrica o híbrida pueda ofrecer vehículos 100% funcionales desde el punto de vista de su funcionamiento, y desde el punto de vista de su alimentación.

Todo ello también dependerá del tipo de motor y el uso para el que lo queramos. Por todo ello, podemos decir que el renting es más económico a corto y medio plazo. Sin embargo, la compra lo es a largo, ya que a cambio de lo pagado obtendremos un vehículo en propiedad. La opción más económica es el renting con opción a compra. Te explicamos qué tipo de motor resulta más económico a corto y largo plazo. También te recomendamos usar nuestra web para comparar préstamos antes de buscar financiación para cualquiera de tus proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *